Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

El negacionismo de Estados Unidos, la gran oportunidad de Europa

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

En una época de constante conexión, la sociedad envía mensajes claros de lo que quiere. En algunos países, a través del consumo de unos u otros productos las personas trasladan a las empresas sus preferencias, premia a aquellas empresas que considera que trabajan bien y castiga a aquellas que realizan prácticas con las que no están de acuerdo. Ahora es el turno de las empresas y las administraciones para escucharlos y desarrollar los productos y soluciones que los consumidores esperan.

Uno de los mensajes más claros es la apuesta por la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente. Sin embargo, la demanda de productos es cada vez mayor y si queremos responder a esta demanda sin perder calidad en los productos y reduciendo a la vez el impacto de la industria en el ecosistema, necesitamos aplicar el conocimiento ya existente y continuar desarrollando nuevos nuevas investigaciones.

Siempre que se produce un cambio, existe un grupo que actúa como punta de lanza, que comprende la naturaleza inexorable y necesaria de los cambios y comienza a trabajar para ello. Progresivamente otros van aceptando la necesidad de cambiar, pero siempre hay quien niega la necesidad de los cambios y no despierta hasta que se ve obligado a ello. El ejemplo más mediático de este fenómeno que podemos ver hoy día es el del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha negado reiteradamente el cambio climático y amenaza con sacar a su país del Acuerdo de París, mientras la amplia mayoría de la comunidad internacional hace un esfuerzo para marcar una ambiciosa agenda de objetivos sostenibles.

Con todo lo grave que sería que Estados Unidos abandonase esta carrera por salvar el planeta, y no sólo abandonarla sino apostar en contra de ella, esto brindaría a Europa y una oportunidad de oro para liderar a nivel mundial una nueva forma de producir: innovadora, sostenible, segura y eficiente.

Europa debe aprovechar los nuevos nichos de mercado y las oportunidades que se le presentan para apostar por la innovación y la sostenibilidad para convertirse en la potencia que lidere la lucha contra el cambio climático. Otras zonas, como China, están trabajando muy intensamente en I+D+i y pueden ser un gran aliado de Europa en este duro camino, tal como ha señalado recientemente el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, durante una conferencia en el CSIC.

Desde las administraciones de todos los niveles siempre existen buenas palabras en torno al cambio climático, pero los apoyos reales continúan siendo limitados. Además, la coordinación entre las distintas administraciones y, a su vez, entre estas y las empresas y centros de investigación es escasa, lo que impide el correcto aprovechamiento de los recursos y del conocimiento. Es necesario que estas buenas palabras se conviertan en fondos y apoyos para que Europa no pierda más trenes y consolide una posición fuerte en la innovación mundial.

volver

Vídeos

Boletín electrónico

Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

Grupo de Innovación Sostenible