Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

La importancia y ejecución de los análisis foliares

Víctor Villena. R & D Department, Compo Expert.

Conocer cómo las plantas obtienen y utilizan los nutrientes es uno de los aspectos más importantes que debemos considerar a la hora de definir un plan de nutrición. Solo de este modo podemos llegar a los altos rendimientos y calidad de cosecha con los que se trabaja actualmente, minimizar los costes de producción optimizando la cantidad de fertilizante utilizado y seguir estando comprometidos con el medio ambiente.

Los elementos minerales requeridos por la planta van cambiando a lo largo del ciclo y un aporte inadecuado de nutrientes se convierte en un desequilibrio nutricional en la planta, el cual no apreciamos hasta que los síntomas de deficiencias o excesos empiezan a aparecer.  Por ello es fundamental realizar un análisis de tejido vegetal para poder interpretar cómo interactúa todo en el sistema tan complejo que es planta-suelo-ambiente y, de este modo, poder elaborar una estrategia de nutrición adecuada para nuestro cultivo.

¿Cómo, cuándo y dónde?

La realización eficaz de un análisis empieza con el cuidado puesto al obtener la muestra. Los resultados dependen de la especie muestreada, variedad, época, edad, parte de la planta etc... y por eso es importante planificarlo para realizarlo de la mejor manera posible.

Aunque todo depende de la fecha, localización y de la información buscada con el análisis, la recomendación general es muestrear las dos hojas adultas más jóvenes, completamente desarrolladas, peciolo incluido.

Es importante tener en cuenta ciertos factores que podrían alterar la muestra antes de seleccionarla. Es recomendable visualizar y recorrer la parcela detenidamente antes de empezar a recoger las muestras. A la hora de seleccionar las muestras, es importante que las plantas elegidas tengan características homogéneas y representativas, así como tener en cuenta la orientación y recoger hojas de las cuatro orientaciones diferentes posibles. Por otra parte, caminos, edificios u otros factores pueden resultar contaminantes para las myestras, por ejemplo, dejando residuos de algún tipo de tratamiento. Si existen zonas que experimentan un menor crecimiento, menor producción, quemaduras o coloraciones anormales, se tomarán muestras por separado de la zona buena y de la zona con problemas identificándolas convenientemente. Cada muestra debe estar formada como mínimo por quince tomas.

La forma en que se recogen y envían las muestras tiene especial relevancia y debe hacer en recipientes de papel para favorecer la transpiración y en el caso de utilizar bolsas de plástico hay que perforarlas, protegiendo las muestras envolviéndolas en papel.

Por último otro factor importante a la hora de realizar estos análisis foliares es saber qué parámetros se van a estudiar, por ejemplo, desde Compo Expert, se recomienda que incluyan el análisis de nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, manganeso, hierro, zinc, boro, cobre, azufre y sodio entre otros, así como el posterior asesoramiento sobre el estado nutricional de los cultivos.

volver

Vídeos

Boletín electrónico

Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

Grupo de Innovación Sostenible