Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

Una de cada nueve personas en nuestro planeta tiene hambre

El hambre es el principal riesgo relacionado con la salud al que se enfrenta gran parte de la población mundial. Cada año, mata a más personas que el SIDA, la malaria y la tuberculosis juntas, según datos recientes del Programa Mundial de Alimentos (WFP en sus siglas en inglés)

La pobreza, la falta de inversión agrícola, la inestabilidad de los mercados, el clima y los desastres naturales, las guerras y los desplazamientos, y el desperdicio de alimentos son los seis factores principales que, interrelacionados, explican por qué existe el hambre en el mundo.

La pobreza, la falta de inversión agrícola, la inestabilidad de los mercados, el clima y los desastres naturales, las guerras y los desplazamientos, y el desperdicio de alimentos son los seis factores principales que, interrelacionados, explican por qué existe el hambre en el mundo.

Eroski Consumer ha querido conocer la situación del hambre en el mundo. Y es que 2015 es un año para hacer balance y comprobar si se han cumplido los dos compromisos internacionales en la lucha contra el hambre: reducir el número (Cumbre Mundial sobre la Alimentación, CMA) y la proporción (Objetivo de Desarrollo del Milenio, ODM) de personas desnutridas a la mitad de su nivel actual a lo largo del año 2015.

Para ello, se ha realizado un análisis documental, para el que se han utilizado diversas fuentes: la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Mundial de Alimentos (WFP en sus siglas en inglés) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Objetivos incumplidos

795 millones de personas en el mundo no cuentan con suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa. Esto significa que una de cada nueve personas pasa hambre en nuestro planeta. Es una de las conclusiones principales del informe “Estado de la inseguridad alimentaria en el mundo, 2015”, publicado por la FAO, la WFP y la FIDA (Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola).

En líneas generales, no se han cumplido los objetivos internacionales establecidos. Desde 1990, el número de personas que pasan hambre en el mundo ha disminuido en 216 millones (entonces, la cifra se elevaba a más de 1.000 millones). Además, si se deja a un lado el dato bruto y se tiene en cuenta el porcentaje, la proporción de personas subalimentadas respecto a la población (lo que llaman prevalencia de la subalimentación) se ha reducido del 19 % en 1990 hasta el 11 % estimado para los años 2014 a 2016.

Aun así, hay que tener en cuenta que a pesar del aumento de la población mundial en 1.900 millones de personas, la prevalencia de la subalimentación se ha reducido un 42 % en todo el mundo y un 45 % en los países en desarrollo.

En este sentido, merecen una especial mención China y la India, como países grandes y muy poblados. Por sí solos, representan el 81 % de la reducción total del número de personas subalimentadas de las regiones en desarrollo entre 1990 y 2015. Y solo China supone casi dos tercios del total: pasó de los 289 millones de personas hambrientas entre 1990 y 1992 a los cerca de 134 millones estimados de 2014 a 2016.

En desarrollo

La gran mayoría de personas que pasan hambre en el mundo viven en países en desarrollo, es decir, aquellos con menor esperanza de vida, menor educación y menos dinero, pero con una tasa de crecimiento superior a los países desarrollados. Concretamente, se calcula que en estas zonas hay en torno a 780 millones de personas subalimentadas, lo que equivale al 13 % de la población mundial.

Aun así, un total de 72 países de los 129 considerados en desarrollo (y que han sido objeto de seguimiento) han conseguido reducir a la mitad la proporción de las personas con hambre entre 1990 y 2015 (cumplen el objetivo ODM) y 29 de ellos también el número total (satisfacen el objetivo CMA).

Nuevos compromisos

En septiembre, se celebró la Cumbre de las Naciones Unidas sobre la Agenda de Desarrollo Sostenible de 2015. Allí, 193 líderes mundiales se comprometieron a alcanzar 17 objetivos para lograr tres metas en los próximos 15 años: acabar con la pobreza extrema, luchar contra la desigualdad y la injusticia y solucionar el cambio climático. Propósitos que deberán alcanzar todos los países.

volver

Vídeos

Boletín electrónico

Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

Grupo de Innovación Sostenible