Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

'Los agricultores de EE. UU. están en primera línea cuando se trata de proteger el medio ambiente'

Manel González. Periodista

La segunda edición de ‘Feeding the world: La innovación alimenta un mundo sostenible’, centrada en la implantación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU en la agroalimentación, contó con la presencia del director ejecutivo de US Sustainability Alliance, David Green, que explicó la visión de Estados Unidos e insistió en la importancia de ganar la confianza de la sociedad en la innovación.

Manel González.- Para poner a nuestros lectores en contexto, ¿qué es la Alianza de Sostenibilidad de los Estados Unidos y cuáles son sus metas?

David Green.- US Sustainability Alliance la conforman una diversidad de organizaciones vinculadas por sus logros individuales en materia de cultivo, cosecha y producción en todas las granjas, bosques y pesquerías de los Estados Unidos.

Se trata de un grupo sin ánimo de lucro con miembros procedentes tanto de explotaciones de soja, cereal y algodón, como productores de aves de corral, huevos, habas y arroz, agricultores orgánicos, mariscadores, productores de almendras y cacahuetes, productores lácteos y forestales.

Nuestros miembros reconocen que, a pesar de que cada uno tiene su propia y única historia de administración de la conservación, comparten la misma dedicación de preservar y mejorar sus operaciones y prácticas. Para los miembros de US Alliance, ser sostenible significa comprometerse a largo plazo con la innovación y la mejora continua de las soluciones seguras, seguras, flexibles y prácticas; lograr beneficios económicos, ambientales y sociales continuos; y participar como productores y proveedores en el esfuerzo global para alimentar y sostener un mundo en crecimiento.

M. G.- ¿Qué características definen hoy el sector agroalimentario estadounidense?

D. G.- Hay algunas operaciones agrícolas a gran escala, pero la mayoría -aproximadamente el 95%- de las granjas de los Estados Unidos son granjas familiares. Esto significa que son operadas y administradas por una familia - a menudo un marido y una esposa, o padre e hijo o hermanos y hermanas. Mientras que una granja de 500 o 1.000 hectáreas puede parecer grande para muchos europeos, esto es en muchos casos una granja de tamaño medio en los Estados Unidos.

La sostenibilidad ha sido una parte del tejido agrícola estadounidense durante muchos años y no es una tendencia, sino una parte integral de la vida laboral a través de la mejora continua en las operaciones y prácticas.

Los agricultores y pescadores de los Estados Unidos están en primera línea cuando se trata de proteger y mejorar el medio ambiente. Tienen que hacerlo, no les queda otra. Su medio ambiente es la tierra, el agua y el aire utilizados para producir la comida y otros productos agrícolas consumidos por millones de personas en todo el. Y lo más importante es también el ambiente donde nuestros miembros viven, trabajan y educan a sus familias.

La agricultura es presentada a menudo como no practicante de la producción sostenible y provocadora de un impacto negativo en el medio ambiente. Sin embargo, la adopción de tecnologías e instrumentos innovadores, como la biotecnología, los grandes datos y la precisión, permite a los agricultores ser aún más sostenibles que en años anteriores.

Los productores de alimentos son los primeros que intentan proporcionar productos seguros. Ningún agricultor, ya sea en los Estados Unidos o en España, utilizará una tecnología o práctica de producción que pudiera dañar su tierra o su entorno o poner en peligro a su cliente final, el consumidor.

M. G.- ¿Qué percepción tenemos en Europa de los productos agroalimentarios estadounidenses? ¿Por qué?

D. G.- Una visión común en Europa es que la agricultura estadounidense es a gran escala e industrial, con escaso respeto por el medio ambiente. La realidad es todo lo contrario. Gran parte de Norteamérica es rural. Las grandes ciudades pueden ser llamativas, pero más del 20% de la población vive en áreas rurales o pequeñas ciudades y pueblos. Más de dos millones de estadounidenses trabajan en granjas no sólo haciendo que la agricultura sea más eficiente y productiva, sino también ayudando a sostener a las comunidades locales.

Además, existe un cierto malentendido sobre que los productos agroalimentarios estadounidenses no son sostenibles, porque el enfoque para demostrar la sostenibilidad puede ser diferente a Europa. El enfoque hacia la sostenibilidad, muy favorecido en los Estados Unidos, se realiza a través de la demostración de la mejora continua con los esquemas voluntarios que se verifican o evalúan de forma independiente. No hay un solo camino hacia la sostenibilidad. Diferentes caminos pueden conducir al mismo objetivo: proporcionar alimentos seguros y sostenibles para un mundo en crecimiento.

M. G.- ¿Cuál será el papel de Estados Unidos frente a los desafíos mundiales en materia de sostenibilidad agrícola?

D. G.- Dada la creciente internacionalización y complejidad de la cadena agroalimentaria, tanto los europeos como los estadounidenses necesitan desarrollar un interés en compartir y colaborar para fomentar prácticas sostenibles desde la granja a través de la cadena de suministro agrícola hasta el cliente final. Nuevas formas de colaboración basadas en la comprensión del contexto de qué y por qué "nuestro vecino" ayudará a construir en gran medida la confianza y la credibilidad.

Como parte de este desafío, la US Sustainability Alliance está trabajando para promover una mejor comprensión del enfoque estadounidense de la sostenibilidad y para involucrarse directamente en las cadenas de producción y suministro de alimentos, para compartir las experiencias y los valores relacionados con la sostenibilidad y la conservación y para explorar formas de trabajar con sus clientes y partes interesadas en estos desafíos comunes.

M. G.- Concretamente, ¿cuáles son los retos a los que nos enfrentamos?

D. G.- Cada año, más y más tierras cultivables se eliminan de la producción a medida que las zonas urbanas crecen en todo el mundo. Esa tierra está, con toda probabilidad, perdida para la producción de alimentos. Como tal, los agricultores, los pescadores y los productores de todo el mundo tendrán que suministrar más alimentos con menos recursos y mejorar aún más la eficiencia de las tierras de cultivo y el uso del agua. También tendrán que buscar nuevas innovaciones en la producción de alimentos en todo el mundo.

Dentro del desafío de introducir nuevas tecnologías en la producción de alimentos está el asegurarse de que los consumidores puedan comprender y apreciar cómo se produce su alimento. Las nuevas tecnologías pueden parecer complejas e incluso aterradoras. Puede ser un reto importante para tranquilizar a los consumidores ansiosos acerca de cualquier impresión negativa que tengan de la tecnología. Los consumidores deben ser capaces de confiar en su suministro de alimentos, y esto sólo se logrará a través de comunicaciones abiertas e informadas.

M. G.- ¿Qué leyes o reglamentos de los Estados Unidos garantizan la sostenibilidad agrícola del país?

D. G.- En los Estados Unidos, la sostenibilidad no es una idea del siglo XXI. Desde principios del siglo XX, los Estados Unidos han promulgado legislaciones que cubren la conservación y la sostenibilidad. Por ejemplo, muchas de las iniciativas y políticas introducidas en la década de 1930 para la conservación y el manejo de la tierra todavía están activas y han evolucionado para satisfacer las demandas ambientales actuales.

Las leyes y reglamentos de los Estados Unidos promueven la sostenibilidad de los sistemas agrícolas, pesqueros y forestales del país de diversas maneras. Las políticas públicas abordan no sólo el impacto de la agricultura en el medio ambiente, sino también temas relacionados como la seguridad de los trabajadores, la biodiversidad y la seguridad del uso de tecnologías como los cultivos modificados genéticamente. También hay leyes a nivel estatal, por ejemplo, la Constitución del Estado de Alaska establece requisitos de sostenibilidad en su industria pesquera.

Estas leyes imponen medidas particulares para salvaguardar un medio ambiente sostenible o prohíben las acciones adversas -como en el caso de la Ley de Aguas Limpias- o brindan incentivos para la acción voluntaria de los productores -por ejemplo, el Programa de Reservas de Humedales.

La mayoría de las políticas y leyes son administradas por la Agencia de Protección Ambiental o una de las agencias del Departamento de Agricultura. Otros departamentos federales también tienen un papel principal en políticas particulares, como los de Comercio, Salud y Servicios Humanos, Trabajo e Interior.

M. G.- ¿Qué ambiente se respira en el sector ante la indefinición del futuro gobierno de Donald Trump respecto al cambio climático y la sostenibilidad?

D. G.- El sector agrícola de Estados Unidos espera con interés trabajar con la nueva administración en todas las cuestiones importantes para la agricultura y el comercio.

volver

Vídeos

Boletín electrónico

Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

Grupo de Innovación Sostenible