Búsqueda en los contenidos de la web

Búsqueda avanzada

'En la actualidad es el consumidor, y no la empresa, quien decide lo que se vende'

Andrea Villarino. Periodista

En un escenario tan cambiante como el actual, las empresas se esfuerzan por adaptarse a las demandas y nuevos hábitos de los consumidores. Para ello, Calidad Pascual puso en marcha su departamento de Innovación Disruptiva y Desarrollo de Negocio, encabezado por Álvaro Bernad.

Andrea Villarino.- Usted es director de Innovación Disruptiva y Desarrollo de Negocio de Calidad Pascual. ¿Podría explicarnos en qué consiste la innovación disruptiva y en qué se diferencia de la innovación de siempre?

Álvaro Bernad.- La innovación resulta crucial en cualquier ámbito de negocio, y lo es doblemente en el agroalimentario. Lo ha sido siempre en un sentido más tradicional o sostenible, ligado a la estructura del fabricante y a la sostenibilidad de la cadena. Ahora, además, hay que complementarlo con otro tipo de innovación, la disruptiva, en la que debemos ser capaces de transformarnos continuamente y adaptarnos a las necesidades cambiantes de unos consumidores y clientes cada vez más informados.

La innovación disruptiva es complementaria a la innovación más sostenible, que es la que mantiene el negocio vivo. En ningún caso debe sustituirse una por otra. Nosotros la enfocamos desde cuatro perspectivas. Por una parte desde innovar en  el qué (inventos, nuevos productos o servicios que no existan); innovar en el cómo (hacer las cosas mejor de lo que se hacía antes garantizando mayor duración, mayor calidad, mayor eficiencia); innovar en a quién nos dirigimos (encontrar nuevos segmentos de mercado que pudieran estar sin definir o identificar, donde tenemos oportunidad de desarrollar nuevas gamas de producto y satisfacer necesidades) y, por último, innovar en propuestas de valor diferenciales (mercados o necesidades que ya existen, pero en los que los productos existentes no satisfacen plenamente esas necesidades).

A. V.- ¿Cuáles son los principales retos de Calidad Pascual en cuanto a innovación?

A. B.- Calidad Pascual ha sido tradicionalmente un impulsor de la innovación del sector agroalimentario español. Pero no se puede vivir de los éxitos del pasado. Las empresas consolidadas deben jugar sus bazas en un nuevo escenario que cambia cada día: tienen fortalezas importantes que les otorga su experiencia y posicionamiento y que deben saber aprovechar. A su vez, deben combinarlo con las herramientas y actitudes mucho más flexibles y dinámicas que caracterizan a las startups.

En Calidad Pascual planteamos un modelo de colaboración multidisciplinar, capaz de conjugar lo mejor de empresas consolidadas y de gran consumo, y añadirles el ingrediente ‘disruptor’ de ideas inéditas, basadas en una aproximación abierta y colaborativa hacia el consumo, los consumidores y también a la forma de colaborar con proveedores y clientes. En esa intersección deberíamos obtener resultados tangibles en desafíos tan directos y trascendentes como una mejor nutrición, salud y bienestar, mejores fórmulas de interlocución con los clientes o sistemas de producción y distribución más sostenibles.

A. V.- Hemos visto que trabajan con IBM para la digitalización de Calidad Pascual. ¿En qué va a consistir esta digitalización? ¿Qué pretenden lograr con esta transformación?

A. B.- El mundo está cambiando a un ritmo frenético y ya son muchas las empresas que están poniendo foco en una transformación que alcance todos los eslabones de su cadena de valor: desde el proveedor, hasta la innovación de producto, la entrega al cliente o la experiencia del consumidor.

Ante esta nueva realidad, Calidad Pascual creó la Oficina de Transformación Digital como facilitador para ayudar a la compañía a alcanzar sus objetivos estratégicos en este ámbito. Desde la Oficina impulsamos la modernización y digitalización de todos los procesos de la compañía, un transformación 360º que llegará a todas las áreas de la empresa, en todas sus funciones, productos y procesos, empezando por las personas. Además, apostamos por una cultura digital dentro de la empresa, entre los empleados, que les anime a la apertura a las nuevas tecnologías. Queremos adaptar los procesos en todas las fases de la cadena de valor.

También pretendemos que la tecnología nos ayude a innovar más y mejor.

Para ello, elegimos a IBM como partner estratégico por su liderazgo mundial en el sector de los servicios tecnológicos y su amplia experiencia en el sector del gran consumo.

A. V.- Una de las iniciativas sobre innovación más conocidas de la compañía son los Premios Pascual Startup, que se entregaron por primera vez este verano. ¿Qué buscan con estos premios?

A. B.- Pascual Startup es una iniciativa que pretende reconocer y apoyar aquellas ideas de carácter innovador en diversos ámbitos del sector agroalimentario. Se trata de un proyecto sin precedentes en nuestro sector y con el que Calidad Pascual desea convertirse en uno de los principales impulsores de la innovación.    

Pascual Startup es algo distinto y nuevo, un claro mensaje, tanto a nivel interno como hacia el exterior, de que no tiene sentido seguir innovando de manera aislada. Hay muchísimo talento que nos puede ayudar, que está deseando hacerlo, y que sólo necesita un canal accesible para hacerlo.

En Calidad Pascual queremos volver a ser pioneros, y compartir con esas empresas tecnológicas, las startups, un mismo foco de reflexión y análisis, centrado en la innovación agroalimentaria, la satisfacción de los clientes y la calidad de los productos que les ofrecemos.

A. V.- ¿Qué otras iniciativas desarrolla Calidad Pascual de cara a fomentar la innovación en nuestro sector?

A. B.- En Calidad Pascual pretendemos ser partícipes en aquellas iniciativas que ayuden a cambiar el sector agroalimentario en el futuro y ayudar a liderar ese cambio.

Pronto podremos contar novedades de una de nuestras marcas líderes; la cual apoyará no solo el talento consolidado sino el de los más jóvenes, a través de un proyecto pionero en nuestra compañía.

A. V.- ¿Qué ventajas considera que tiene la innovación para los consumidores?

A. B.- La innovación está cambiando sustancialmente la forma en que marcas y consumidores construyen sus relaciones. El modelo ha cambiado mucho, ahora, las marcas y los fabricantes lo que buscan es innovar y diferenciarse aportando más valor al consumidor, satisfaciendo mejor sus necesidades.

En la actualidad es el consumidor, y no la empresa, quien decide lo que se vende. Eso nos obliga a entender perfectamente al cliente, a dialogar con él a través de las redes sociales y a compartir sus gustos y necesidades. Por eso debemos tener la capacidad de innovar continuamente adaptándonos a sus gustos cambiantes.

A. V.- ¿Cuáles son los principales retos que observa en la I+D agroalimentaria?

A. B.- El mayor reto de la industria agroalimentaria es la sostenibilidad, tanto ambiental como social. En este sentido, la gestión eficiente de los recursos, especialmente el agua; la mejora en los procesos para aumentar la competitividad; o la digitalización como herramienta de mejora de la gestión de la industria son algunos ejemplos claros de iniciativas sobre las que hay que trabajar.

Los proyectos de trabajo colaborativo entre los miembros del sector van a ser un facilitador claro para el avance en superar estos retos mencionados.

volver

Vídeos

Boletín electrónico

Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

Grupo de Innovación Sostenible